10 abr. 2015

Exposición "4 BARCELONAS" (16 de abril - 8 de mayo 2015) : Eduardo Catini

Can Culleres 
Cuando llegué a Barcelona en el año 2003, me llamó mucho la atención el Poble Nou por su condición de barrio industrial en declive. Sus naves derruidas y sus chimeneas, me incitaban a fotografiarlas. Algunos fines de semana, cuando las calles quedaban desiertas, casi fantasmales, solía perderme por aquel barrio; que en aquellos años aún ni imaginaba la abundancia de paseantes que acogería como parte del actual modelo turístico de la ciudad. En uno de esos recorridos, vi entrar a un grupo de, aparentemente, graffiteros en una nave abandonada. Me colé detrás de ellos. Frente a mí se reveló un gigantesco taller de producción artística. Miré y fotografié hasta agotarme, decidido a volver el fin de semana siguiente con más carretes. De esas visitas sale esta muestra fotográfica que recoge -y quiere mostrarla huella de un arte callejero oculto en un lugar inexistente. La demolición de naves, la construcción de nuevos edificios y las políticas municipales para atraer empresas del sector de la tecnología y el conocimiento en el marco del Plan 22@ junto a la institucionalización de algunas naves pobladas por colectivos artísticos que habían empezado como proyectos autónomos, cambiaron profundamente la morfología del barrio, así como el significado y los usos de sus antiguos espacios industriales. Actualmente, la nave donde fueron tomadas estas fotografías, es un solar vacío y alambrado, árido, terreno infértil, posiblemente, sin ningún ton ni son más que el de esperar que vuelva a florecer el sector inmobiliario. Antes de ser solar, antes de ser taller de street art, este espacio ya sabía de otro tipo de producción. Allí se ubicaba la fábrica de cubiertos Can Ribera. La popularmente conocida “Can Culleres”, fue fundada en 1912 por la metalúrgica Metales y Platería Ribera S.A. Hasta que cerró sus puertas, en 1986, constituyó una pieza clave en la economía de las familias del barrio. En 2009 el edificio fue demolido. 






Bio- Eduardo Catini En 1985, viviendo en Ushuaia, los singulares e inquietantes parajes del extremo sur argentino le impulsan a aficionarse a la fotografía. Entre 1985 y 1991 practica la fotografía de naturaleza y comienza a explorar en el reportaje social en diversos escenarios rurales y urbanos de países latinoamericanos, como Argentina, Bolivia, Brasil y Perú. Entre 1991 y 1995 recorre Europa y Asia cámara en mano, retratando la vida cotidiana del campo y la ciudad en contextos tan diferentes como Italia, India, Tailandia y Sri Lanka. Autodidacta de formación, entre 1997 y 2001 se incorpora a la escuela de fotografía del Espacio Contemporáneo de Arte (Mendoza, Argentina) para aprender los misterios del revelado y el copiado artesanal. Desde el año 2002 hasta la fecha se centrado en el reportaje social y en el paisaje urbano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario